Otras
investigaciones

Inicio >> Investigaciones >Escuela y comedor para la educación

Escuela y comedor para la educación
Por Yanina Vera

Frente a la crisis socioeconómica, la escuela pública cumple un doble rol: por un lado instruye y por el otro alimenta. Los comedores escolares de General Enrique Godoy son un ejemplo de ello.

"El comedor de esta escuela funciona a doble turno y come el 70% de una matrícula de 350 chicos", dijo Mirna Cian, Directora de la Escuela 302 de General Enrique Godoy. Desde hace 5 años, que este establecimiento primario tiene comedor que sirve comidas preelaboradas como guiso, ñoquis y también un refrigerio a media tarde que consiste en una copa de leche con un sandwich. "Los chicos que comen en el comedor mejoraron su conducta y el modo de aprender. Se los nota más tranquilos en los recreos y en el aula", agregó Cian refiriéndose al comportamiento de los alumnos.

La mayoría de los estudiantes que asiste a la Escuela 302 provienen de hogares de escasos recursos económicos, con un nivel sociocultural bajo donde se presentan casos de violencia familiar (moral y física). Un gran porcentaje de los padres se desempeña en trabajos de tipo rural , frutícula y maderero. En el establecimiento educativo, se han detectado casos de niños que acompañan a uno de sus padres para trabajar, esto provoca la irregularidad en el cursado, la repitencia reiterada y en ciertos caso la deserción.

"La comida y la instrucción educativa cumplen una función muy importante en el desarrollo físico y mental del niño", sostuvo Héctor Barrionuevo, docente y ex Director de la Escuela 302. Por su parte, Cian sostuvo que el comedor forma parte de la escuela pero debería funcionar en el hogar. Además de las horas cátedra que Cian y otros docentes cumplen en la escuela, la organización del comedor requiere de su atención.

Desde hace 20 días otra escuela de la localidad tiene comedor escolar. "La incorporación del comedor fue muy necesaria", dijo Ricardo Rabia, director de la Escuela 70 que cuenta con una matrícula de 300 inscriptos. Los alumnos de esta escuela son de similares recursos socioeconómicos que los de la Escuela 302. En alguna ocasión, este centro educativo se encontró impedido de servir la copa de leche que se viene dando hace 10 años (en períodos irregulares). "A los chicos se les explica el porqué no se sirve la leche; se les explica de buena manera y con la mejor predisposición", indicó Rabia y señaló que nunca se acercaron los padres a reclamar por esta ausencia.

El mayor logro que obtuvieron estas escuelas tiene que ver con la disminución en la deserción escolar, el nivel de inasistencias y el crecimiento del nivel de aprendizaje y concentración. "Lo ideal sería que la escuela cumpla con su función pedagógica, pero hay que adaptarse a los tiempos que corren", concluyó Cian.

Recuadro

"¿A qué hora comemos?"
La escuela primaria Nº 302 y la escuela primaria Nº 70 tienen horarios de comedor casi paralelos. La primera sirve en dos turnos: desde las 12:15 hasta las 13hs. Ambas escuelas sirven el almuerzo bajo patio techado.
"En muchos casos la comida del comedor es el único alimento que tienen los chicos. A veces se les pregunta qué cenaron y ellos responden que sólo una tasa de té"explicó Héctor Barrionuevo, docente y ex Director de la escuela Nº 302. Según los directores de ambos establecimientos, los alumnos del primer ciclo son los más espontáneos a la hora de preguntar a qué hora se sirve la leche o cuál es el postre del día. Las frases más comunes que se escuchan por parte de los chicos son: "tengo hambre, ¿cuánto falta para el recreo así tomo la leche?, hoy no desayuné, etc"declaró el Director Ricardo Rabia.
En la escuela Nº 302 hace 2 años se trabajó con una encuesta para saber la opinión de los padres acerca de si era necesario el comedor. El resultado fue contundente: el 80% se declaró a favor y el 20% restante sostuvo un apoyo parcial.


Recuadro

Breve historia de los comedores escolares rionegrinos.

Desde el año 1984 se ha realizado una experiencia de Educación Alimentaria y Nutricional en las escuelas primarias de la provincia de Río Negro, principalmente en el Alto Valle. El objetivo de esta experiencia fue convertir a los escolares en voceros de los mensajes a transmitir considerando que son agentes de cambio en su familia. Pero las cosas han cambiado, hoy no sólo se espera que los alumnos transmitan esos saberes que aprenden en la escuela sino que también se mantengan en buen estado de salud física y mental. Las escuelas primarias rionegrinas se han convertido en el lugar donde los niños además de aprender pueden recibir contención alimentaria.


Recuadro

"Mis hijos van al comedor"

Estela tiene 3 hijas que van a la escuela primaria Nº 70, la mayor va a sexto grado y la menor a segundo grado. El único sostén económico de la familia es del plan "Jefes y Jefas de hogar"que cobra el marido de Estela. "Dos de mis hijas van al comedor
de la familia es del plan Jefes y jefas de Hogar que cobra el marido de Estela. "Dos de mis hijas van al comedor de la escuela. La mayor no va porque dice que le da vergüenza" dijo Estela y aseguró que con lo que se ahorra en comida, pueden comprar algunos materiales para construir otra habitación en la casa donde viven. Estela y su familia viven en una casa que el IPPV les prestó, pero esta vivienda tiene una sola habitación.
"Las nenas dicen que es muy rica la comida del comedor. Si ellas están contentas con lo que se sirve, las voy a seguir mandando"aseguró Estela. El Director Rabia recalcó que los padres de los chicos que asisten al comedor "están muy conformes con lo que se sirve y aseguran que es de gran ayuda para la economía de la familia que los chicos coman allí". Muchos de los padres que envían a sus hijos a los turnos de comedor, trabajan en las chacras, aserraderos y un considerable porcentaje de ellos tiene un plan Jefes y jefas de Hogar.

Más información

¿A qué hora comemos?

Mis hijos van al comedor

Breve historia de los comedores escolares rionegrinos