El combate de ayer y de siempre

Por Soledad Arévalo
13 de mayo de 2003
Redacción Periodística II 

Caminaba por la calle Tucumán y lo vi, era alto, en su ropa se podía distinguir sus prácticas cotidianas, ésas que lo condenan y lo marginan. 

Recordemos aquel 1982 cuando Malvinas era un territorio disputado por dos países, y cuyos gobernantes decidieron iniciar una guerra para determinar la victoria y su poderío territorial
El tiempo nunca fue registrado y ante el apuro del prestigio miles de jóvenes iniciaron la marcha hacia esas Malvinas que nunca fueron nuestras. 

El engaño fue el peor enemigo de los jóvenes partícipes, que dejaron sus proyectos deliberados a un error totalmente legitimado, por un gobierno innecesariamente ilegítimo.

Hubo quienes murieron; quienes aún registran el símbolo de la guerra en sus cuerpos, como amputaciones o cicatrices; y hubieron quienes hoy, todavía continúan en las Islas. 

En cada ciudad nos cruzamos con el denominado “ex combatiente”, pero ése que se caracteriza por deambular en las calles y que habla solo; ése que aun sigue peleando, que aún tiene entre sus manos una ametralladora cuyas instrucciones de utilización fueron otorgadas por un curso improvisado de tan solo 24 hs. 

Esos ex combatientes son muy observadores, y ante todo saben percibir el miedo, tan bien fue enseñado en cada trinchera, que hoy en el año 2003 todavía visualizan y perciben el miedo.

Sus calles preferidas son las céntricas, y su mejor comunicación es el silencio, algunas personas los confunden con el mendigo, pero una pequeña diferencia se presenta, ellos no piden, no paran a la gente por un interés monetario, si no, mas bien para informarles que serán atacados.

Nosotros vemos y condenamos, también juzgamos a un gobierno que no se hizo cargo del fracaso operativo, y que tampoco respondió ante el dolor de familiares y victimas.

Sin embargo la condena es para todos, es nuestra culpa que los llamados “ex combatientes” anden buscando el respaldo y la contención, que nunca recibieron, en la calle, y no en cualquier calle, si no en las céntricas donde la vida se hace presente, donde abunda el movimiento en el día y donde por las noches las luces se manifiestan. Huyen a la oscuridad, esa oscuridad que conocieron en las Islas Malvinas; huyen a la soledad, esa soledad que sintieron en el Atlántico.

Errónea significación connotan las palabras “ex combatientes”, ya que su lucha mas terrorífica fue la que iniciaron al volver, una guerra cuya arma preferida es la ignorancia social.

“Piensa siempre cuántos guerreros célebres murieron que inmolaron a millares de enemigos; cuántos tiranos que, con horrible ferocidad, abusaron de su derecho de vida y muerte sobre sus vasallos como si ellos mismos hubiesen sido inmortales. En suma, no pierdas jamás de vista la fragilidad de las cosas humanas; ayer, un poco de humor; mañana, momia o ceniza...”

Marco Aurelio

AddThis Social Bookmark Button
 
escort bayanankara escort

Home | RSS Feed Proudly Powered by Joomla Design by : Free Joomla 1.5 Template | Supported by : Modern Home Design | CSS | XHTML

Top