Otros teóricos

Inicio >> Asignaturas del Área > Periodismo de Explicación

TEÓRICOS

Dónde y cómo buscar en la red de redes
La Web como fuente de información del periodista
Alejandro Rost (2004)

Índice

¿Qué es Internet?
¿Qué es la World Wide Web?
Buscadores automáticos y directorios
Otros buscadores
Perfilando la búsqueda

Buscadores destacados
Sitios confiables
Algunos sitios interesantes
Consejos útiles para la búsqueda
Bibliografía

 

¿Qué es Internet?

Internet es una red de computadoras. Es decir, varias máquinas que están conectadas entre sí y pueden comunicarse e intercambiar información entre ellas y que conforman entre todas ellas una red de redes.

Internet es, como dicen Armentia Vizuete y otros (2000: 21), "la consecuencia indeseada de la Guerra Fría". Surgió después de que Estados Unidos advirtió la necesidad de, ante la amenaza permanente de guerra con la Unión Soviética, contar con un sistema de información descentralizado y seguro. Hasta entonces, si había un ataque masivo de la ex URSS, toda la información podía llegar a perderse si el enemigo lograba destruir los puntos clave de almacenamiento.

Así, en 1969 la Agencia de Proyectos de Servicios Avanzados (Darpa) del Ministerio de Defensa creó la primera red de computadoras que entonces se llamó ARPAnet, el germen de lo que después fue Internet. Era la primera vez que se podía transmitir información de una computadora a otra. Lo hicieron entre cuatro computadoras de distintas universidades del oeste de EEUU: la Universidad de California de Los Angeles (UCLA), el Stanford Research Institute (SRI), la Universidad de California de Santa Bárbara (UCSB) y la Universidad de Utah.

Para que las computadoras puedan comunicarse en red se requieren dos cosas: una conexión física entre ellas y un protocolo para que se entiendan.

  • Como conexión física, usamos la línea telefónica. Aunque también hay otros medios de conexión como el cable coaxil, la fibra óptica y las microondas.
  • El protocolo es un lenguaje común que usan las computadoras para poder entenderse. El protocolo que se usa en Internet se llama TCP/IP (Transfer Control Protocol/ Internet Protocol). Existen además otros protocolos auxiliares para distintas tareas como navegar por la Web o enviar un correo electrónico (véase, Lederkremer, 1996).


Internet, es decir esta conexión de computadores, incluye distintos servicios entre los cuales los más importantes son:

  • La World Wide Web o simplemente la Web. El servicio más popular, junto con el correo-e. Muchos creen que Internet es sólo la Web.
  • El correo-e. Nos permite enviar y recibir mensajes.
  • El IRC (Internet Relay Chat). Más conocido como el chat, un servicio que permite a dos usuarios charlar por escrito en forma simultánea a través de la computadora.
  • La transferencia de archivos desde una computadora remota a la nuestra o viceversa. Esto se hace a través de otro protocolo que se llama FTP (File Transfer Protocol).
  • Los Grupos de Discusión o Foros de Discusión (newsgroups). Antes de que la Web se hiciera popular, eran la mayor atracción de Internet. Nos permite formar parte de grupos de discusión sobre un determinado tema a través del correo electrónico.


¿Qué es la World Wide Web?

La Web es "la cara gráfica de Internet", dice Alejandro Piscitelli (1998: 254). "La Internet, refugio del texto y del blanco y negro, terminó explotando en una paleta de nuevas formas expresivas, textos e imágenes, colores y sonidos unidos a la distancia", agrega. Es decir, la Web es la parte multimedia de Internet, al permitir la convergencia no sólo de textos sino también, imágenes, audios y videos. Pero no es sólo la multimedialidad lo que aporta la Web a Internet: también le da un espacio de documentación y permanencia que antes no existía.

La Web está compuesta por millones de sitios (web sites) pertenecientes a organismos, empresas, instituciones, individuos particulares, etc. Y cada sitio puede tener una o varias páginas. La página de presentación de cada sitio se llama Página de Inicio (Home Page). Accedemos a la Web a través de los navegadores o browsers (Explorer, Netscape).

La World Wide Web -que el español José Antonio Millán traduce como MMM: Máxima Malla Mundial - se inventó 20 años después que Internet: en 1989. Y no fue en Estados Unidos sino en Europa. Más precisamente en el CERN (Conseil Europeen pour la Recherche Nucleaire - Consejo Europeo para la Investigación Nuclear). Este centro de investigaciones de física de partículas está ubicado en la frontera franco-suiza, cerca de la ciudad de Ginebra y al pie de los Alpes Suizos.

El inventor fue un ingeniero británico llamado Tim Berners-Lee, ayudado por su colaborador belga Robert Caillau. Lo que hizo Berners-Lee fue integrar dos inventos que ya existían por separado: el hipertexto e Internet (1). Si bien ya estaban en marcha casi todos los servicios actuales de Internet, hasta entonces no había un espacio en el que la información pudiera existir permanentemente sino que todas eran comunicaciones transitorias. La Web le dio a la información un espacio de permanencia mundial: el ciberespacio. Un espacio que está múltiplemente entrelazado a través del hipertexto, que admite no sólo textos sino también otras morfologías de la información y que puede ser consultado desde cualquier lugar en el mundo a través de Internet.

Para que exista la Web, Berners-Lee tuvo que desarrollar tres inventos:

  • Un localizador de la información: la URL (Uniform Resource Locator). Es un esquema para las direcciones electrónicas de cada página web.
  • Un protocolo que permite acceder a cada página: el HTTP (Hypertext Transfer Protocol). Este es el lenguaje que usan las computadoras para comunicarse entre sí a través de Internet.
  • Un lenguaje hipertextual que permite navegar por los recursos de la Red: HTML (Hypertext Markup Language), entre otros (2).

Pero tuvieron que pasar algunos años hasta que se desarrollara un navegador simple, fácil de usar y flexible. Fue en 1993 cuando Marc Andreessen desarrolló el Mosaic. Un año después, junto con Jim Clark inventarían el Netscape.

Hoy la Web es, además del soporte del que se sirve un nuevo medio de comunicación como es el periódico digital, una enorme fuente documental interactiva desde donde el periodista puede obtener información de lo más variada. Se suele comparar a la Web con la biblioteca de Babel que imaginó Jorge Luis Borges.

Pero también es una biblioteca con mucha información poco confiable, mucha publicidad, mucho comercio. Entonces el problema radica en:

  1. Encontrar la información que buscamos
  2. Discernir entre lo que es información significativa de lo que no lo es.
  3. Discernir entre lo que es información fiable de lo que no lo es.

Vamos a ver aquí una de las herramientas más interesantes que tiene el periodista para buscar y recoger información en la Red: los buscadores o motores de búsqueda.


Buscadores automáticos y directorios

Hay distintos tipos de buscadores:

  • buscadores automáticos,
  • directorios,
  • buscadores especializados,
  • buscadores para sitios específicos y
  • megamotores.

Y también hay distintas formas de búsqueda:

  • por palabra clave o
  • por directorio.

Los buscadores más utilizados son los buscadores automáticos y los directorios:

  1. Buscadores automáticos. Nos dan resultados a partir de la o las palabras clave que introducimos. Google (www.google.com.ar), Altavista (www.altavista.com), Lycos (www.lycos.com), Hotbot (www.hotbot.com) son ejemplo de buscadores automáticos.
    Su funcionamiento requiere de tres elementos: los robots de búsqueda, una base de datos y el motor de búsqueda propiamente dicho. Los llamados robots de búsqueda o arañas (porque se desplazan por toda la red) son programas que buscan continuamente por todos los servidores de la www, construyendo automáticamente un índice de lo hallado. La base de datos contiene todos los URL hallados, y asociados a ellos, y la información relativa a sus contenidos (título, parte de texto, hiperenlaces, descriptores, etc). El motor de búsqueda es la parte que vemos cuando realizamos la búsqueda. Después de introducirle una petición de búsqueda, el motor la coteja con la base de datos y devuelve una lista ordenada de las coincidencias. La lista se ordena según los criterios de selección y ponderación prefijados por el motor de búsqueda, algunos de los cuales pueden modificarse en una opción de búsqueda avanzada.

  2. Directorios o buscadores temáticos. Consiste en una guía jerárquica de categorías o directorios que va desde los temas más generales a los más particulares. Yahoo (www.yahoo.com y su versión argentina www.yahoo.com.ar), Open Directory (www.dmoz.org), y el hispano Guía Internet de la Asociación Usuarios de Internet (www.aui.es) son ejemplos de directorios.
    Los directorios listan sitios y los clasifican así en categorías, además de añadir comentarios orientativos sobre ellos. Por ejemplo, www.yahoo.com.ar lista las siguientes categorías y subcategorías:

 
Guía de sitios web organizada por temas  

Economía y negocios
Ropa, Autos, Inmuebles, Bancos...

Medios de comunicación
Radio, TV, Diarios, Revistas...

Educación y formación
Becas, Apuntes, Universidades...

Ciencia y tecnología
Ingeniería, Animales, Mapas

Ciencias sociales
Historia, Psicología, Filosofía...

Política y gobierno
Derecho, Política, Embajadas...

Zonas geográficas
Países, Buenos Aires, Córdoba, Mardel...


Espectáculos y diversión
Cine, Modelos, Música, Chistes...

Internet y computadoras
WWW, Software, MP3, Chat...

Deportes y recreación
Fútbol, Juegos, Turismo...

Materiales de consulta
Direcciones y teléfonos, Diccionarios...

Sociedad
Cocina, Culturas, Religión, Chicos...

Salud
Medicina, Nutrición, Enfermedades...

Arte y cultura
Fotografía, Diseño, Literatura...


A diferencia de los buscadores automáticos, que en base a criterios prefijados dan una lista automática de los resultados, aquí hay una mayor participación humana debido a que hay hombres y mujeres que determinan a qué categoría pertenece cada sitio.

No obstante, los buscadores automáticos suelen agregar, además de la búsqueda automática, un directorio de categorías para que el usuario tenga también esta opción.

El funcionamiento del directorio requiere de dos elementos:

  • la base de datos que es construida por los URLs remitidos
  • una estructura jerárquica que facilita la consulta de la base.


Cada uno de estos motores de búsqueda encarna entonces una forma de búsqueda diferente que nos dará resultados diferentes:
1) la búsqueda por palabra clave,
2) la búsqueda por temas.

La búsqueda por palabra clave en los buscadores automáticos consiste en escribir una o varias palabras o incluso una frase que sea indicativa de lo que queremos encontrar y luego clickear el botón de buscar para obtener una lista de resultados. A partir de estas palabras, el buscador localizará las páginas web que mejor se adaptan a las palabras introducidas.

La búsqueda por temas en los llamados directorios o buscadores temáticos consiste en ir avanzando de lo general a lo particular a través del listado de categorías que nos ofrece el directorio.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de una y otra?

Las búsquedas por palabra clave nos entregan resultados en forma muy rápidas. Sin embargo, esos resultados son brindados sin un contexto: sólo vemos un listado de páginas aisladas que responden a la referencia que dimos. Frecuentemente, si no se precisa bien la palabra clave, dan datos que no tienen nada que ver con lo que se busca, aún cuando el texto contenga la palabra de punto de partida. Muchos buscadores automáticos se guían solamente por un criterio cuantitativo para listar los resultados por lo que dan mayor importancia a un documento que contiene mayor cantidad de concurrencias de las palabras clave indicadas, relegando otros documentos que quizás puedan resultar más relevantes para el usuario. No obstante, los buscadores automáticos se han ido perfeccionando para que los resultados respondan a las expectativas de los usuarios; un ejemplo de ello es el Google.

Las búsquedas por temas se realiza siempre en un contexto que es el árbol jerárquico que ofrecen las categorías en el directorio. Por ejemplo, Educación, becas, becas universitarias, etc. Si se busca una universidad, podrán verse al mismo tiempo los enlaces a otras universidades con similares características. En ocasiones resulta difícil ubicar exactamente la categoría donde se encuentra el tema que se busca. Por ejemplo: Ecología puede estar en ciencia, biología, sociedad, o en las tres. Hay temas que son difíciles de categorizar. La búsqueda puede ser mucho más lenta ya que hay que avanzar en la estructura de árbol hasta encontrar lo que se busca. Por otro lado, se corre el riesgo de perderse en la estructura.

¿Cuál es el mejor sistema? Depende de lo que se busque. Las búsquedas por palabra clave son apropiadas cuando queremos realizar una búsqueda muy concreta y tenemos una palabra, una frase, o un grupo específico de palabras que refieren con certeza lo que buscamos. Por ejemplo, si queremos obtener el sitio de un medio de comunicación, o de una empresa, u organismo, la palabra clave puede llevarnos directamente a lo que requerimos. Cuanto más extraña o menos usada sea la palabra, más exactos pueden ser los resultados. Y cuanto mejor perfilemos las palabras clave mejores resultados obtendremos.

En cambio, si lo que queremos es realizar una búsqueda exploratoria sobre un tema amplio, por ejemplo el crimen organizado en Argentina, la lucha de los grupos ecologistas o los movimientos antiglobalización en el mundo, los directorios quizás puedan darnos mejor resultados.

Pero en cualquier caso, como señala María José Pérez-Luque, profesora de la Universidad de Navarra, "es mejor, hoy por hoy utilizar varias herramientas de búsqueda para manejar grandes volúmenes de datos y hacer nosotros el análisis semántico y el proceso de filtrado definitivo" (Pérez-Luque, 1998: 88).


Otros buscadores

Además de buscadores automáticos y directorios hay también otro tipo de buscadores: los buscadores especializados, los buscadores para sitios específicos, y los megamotores.

Buscadores especializados. Son muy parecidos a los buscadores automáticos pero sólo realizan búsquedas en áreas específicas. Suelen ser grandes recopilaciones del conjunto de recursos sobre un tema específico (Pérez-Luque, 1998). Hay una lista muy larga de buscadores especializados. Por ejemplo, hay buscadores que sólo buscan noticias en español: por ejemplo, www.iconoce.com, www.prensadigital.com, www.spypress.com .

Se puede encontrar una lista de buscadores especializados (todos en castellano) en: www.tusbuscadores.com (Argentina), www.buscona.com (España). Se pueden encontrar directorios de buscadores también en otros idiomas en el directorio de Yahoo (tanto en www.yahoo.com.ar como en www.yahoo.com en las categorías de Internet y computadoras/Internet/www).

Buscadores para sitios específicos. Además de los buscadores generalistas y los buscadores especializados en determinados temas, también tenemos los buscadores propios de cada sitio que sólo realizan operaciones de búsqueda exclusivamente para los contenidos que brinda el sitio.

Los periódicos digitales suelen tener un buscador propio de las noticias del medio y son muy útiles para los periodistas. Si queremos buscar una noticia en especial, en lugar de hacer una búsqueda por toda la red, una búsqueda en un medio particularizado nos puede dar mayor precisión. Clarín.com (www.clarin.com.ar) y La Nación line (www.lanacion.com.ar) tienen por ejemplo buscadores muy potentes que permiten realizar búsquedas de noticias publicadas desde marzo de 1997, en el caso de Clarín, y desde diciembre de 1995, en el caso de La Nación. En muchos casos este servicio no es gratuito y suele ser una de las estrategias que han seguido los periódicos digitales para obtener recursos. El WashingtonPost.com (www.washingtonpost.com) por ejemplo exige el pago de una tasa para acceder a las noticias completas que tienen más de 14 días pero permite buscar y leer gratuitamente los sumarios de sus noticias archivadas desde 1997.

Los megamotores o metabuscadores. Permiten realizar búsquedas en varios buscadores a la vez desde una sola página. Pueden resultar muy útiles para realizar comparaciones y obtener de un modo más eficaz la información adecuada (Pérez-Luque, 1998). La búsqueda tiene que ser muy específica para no recibir una cantidad abrumadora de resultados.
Entre los megamotores más conocidos están vivísimo (www.vivisimo.com), original porque divide los datos en categorías; Copernic (www.copernic.com), que en lugar de presentarse como una página web, se trata de un programa que hay que descargar gratuitamente de Internet; metacrawler (www.metacrawler.com), que es considerado uno de los más completos; y toda la net (www.todalanet.com) que realiza búsquedas en más de 50 buscadores en español y en 300 buscadores internacionales.

Véase un listado de megamotores con una descripción de las propiedades de cada uno en: www.e-periodistas.com.


Perfilando la búsqueda

Hay dos tipos de errores característicos en los procesos de búsqueda en Internet:

  • Ruido. Cuando se recuperan muchos documentos que no son relevantes para la búsqueda planteada.
  • Silencio. Cuando se recuperan menos documentos que si se hubiera realizado una búsqueda correcta (Pérez-Luque, 1998).

Para no incurrir en estos errores, hay algunas herramientas que nos pueden ser útiles.

  • OPERADORES DE BÚSQUEDA (3). Son términos que incluimos entre las palabras clave para precisar la búsqueda. La ventaja es que permite afinar los resultados y evitar los ruidos y silencios. Las desventajas son que no todos los buscadores los admiten, que algunos sólo admiten algunos, y que hay que recordarlos. Por estas razones, hay buscadores como el Google que los evitan. Pero su uso es todavía generalizado.
    Los operadores más conocidos son los llamados operadores booleanos. Se trata de conjunciones, generalmente en inglés,. Hay cuatro operadores básicos: and, or, xor y not.
    AND: equivale a "y" e indica que han de aparecer en el mismo documento los dos términos que están a cada lado del operador. Por ejemplo con JAZZ AND ROCK sólo obtendremos documentos en los que aparezcan los dos términos. El buscador Google sólo muestra aquellas páginas que incluyen todos los términos de la búsqueda por lo que no es necesario incluir "and".
    OR: equivale a "o" y ordena que sólo una de las palabras esté presente. Es el operador booleano que presenta mayor riesgo de ruido. En la mayoría de los buscadores, un espacio en blanco entre dos o más palabras se "lee" automáticamente como "o". Por ejemplo JAZZ OR ROCK dará como resultado documentos en los que aparezcan uno u otro término, o ambos.
    XOR: es similar a un "o" exclusivo. Es decir, de los dos términos que están a uno y otro lado del operador se recuperarán sólo los documentos que contienen uno de ellos y no los que tienen a ambos en forma simultánea. Por ejemplo JAZZ XOR ROCK dará como resultado documentos en los que aparezcan uno u otro término, pero nunca ambos.
    NOT: excluye a uno de los términos. Por ejemplo con JAZZ NOT ROCK obtendremos documentos en los que se habla de jazz pero no de rock.

    También están los operadores posicionales. Permiten medir la distancia entre los términos y son los siguientes: near, followed by, y el uso de mayúsculas o comillas ("").
    NEAR: es el más común de estos operadores. Recupera todos los documentos en los que los términos colocados a ambos lados del operador están separados como máximo por 80 caracteres, sea cual fuere el orden. Por ejemplo, con JAZZ NEAR ROCK obtendremos los documentos que tengan ambas palabras clave cerca una de otra, sin importar el orden. El uso de corchetes tiene el mismo efecto, por ejemplo [JAZZ ROCK].
    FOLLOWED BY: es similar a Near pero los dos términos además de no poder estar a más de 80 caracteres de distancia, deben estar ubicados en el orden que fueron expresados por el usuario. Por ejemplo JAZZ FOLLOWED BY ROCK recuperará los documentos que contengan ambos términos, expresados en el mismo orden de la pregunta y separados por un máximo de 80 caracteres.
    Uso de mayúsculas: muchos motores interpretan que dos palabras con la primer letra en mayúsculas, deben estar ambas adyacentes y sin posibilidad de existir otro término en el medio. Por ejemplo, debemos escribir Charlie Parker para que el buscador considere ambos términos en forma conjunta.
    Comillas: las comillas "" tienen el mismo efecto que las mayúsculas y son de uso más generalizado en los distintos buscadores.

    Otros recursos utilizados que no son exactamente operadores son:
    - El signo más (+): para especificar que esa palabra debe estar siempre presente en el texto. Se coloca antes de la palabra y sin dejar espacio. Por ejemplo: +jazz +rock indica que ambas palabras deben estar en el texto.
    - El asterisco (*): para realizar búsquedas parciales. El asterisco sustituye a una cadena de caracteres. Por ejemplo, si buscamos biblio* se recuperán documentos que contengan la palabra bibliografía, biblioteca, bibioteconomía, etc.
    - El signo de interrogación: sustituye a un carácter. Es útil cuando no sabemos una letra del término buscado o deseamos hacer una búsqueda tanto para el masculino como para el femenino. Por ejemplo, EMPRESARI? recuperará textos con los términos empresaria y empresario.

  • BÚSQUEDAS AVANZADAS. Todos los buscadores tienen una opción de búsqueda avanzada que nos permite precisar lo que queremos para evitar el ruido o el silencio. Por ejemplo, Yahoo permite seleccionar solamente nuevas inclusiones añadidas desde hace 2 años o más y buscar específicamente nombres de personas. Google permite seleccionar el idioma, el tipo de correspondencia con las palabras, o que los términos estén presentes en una determinada parte de la página. También tiene una búsqueda específica para un sitio determinado así como encontrar páginas con enlaces a una determinada página. La opción búsqueda avanzada de Altavista da la posibilidad de encontrar información dentro de un cierto período de fechas y permite utilizar los operadores booleanos.
    En cualquier caso, conviene leer las ayudas que ofrece cada buscador para obtener mejores resultados.


Buscadores destacados

El buscador automático generalista más destacado actualmente es sin duda el Google (www.google.com o su versión argentina www.google.com.ar). Hoy es el buscador más utilizado. ¿Por qué?

  • Porque es muy simple en su uso.
  • Porque brinda resultados que frecuentemente coinciden en forma eficaz con lo requerido.
  • Porque tiene una amplia base indexada de unos 3.000 millones de páginas web.

La clave de Google está en el criterio de jerarquización de resultados que utiliza. La mayoría de los buscadores privilegia en la lista a los sitios que contienen más veces las palabras clave que introduce el usuario para realizar la búsqueda. Esto frecuentemente genera distorsiones ya que hay sitios que repiten ciertas palabras entre sus contenidos para forzar un mejor puesto en el ranking de los buscadores automáticos. En el caso de los directorios, son frecuentes además las compras por parte de ciertos sitios de un lugar privilegiado en la lista.

En cambio, Google privilegia los sitios según los enlaces hipertextuales de otros sitios que conducen a él. Si un sitio A tiene un enlace hacia un sitio B, el buscador interpreta que es un voto del sitio A hacia el sitio B y establece la importancia de una página en base a los votos que recibe. Cuanto más enlaces conduzcan al sitio B, mejor posicionado estará en la lista de resultados. Pero además le da mayor valor al enlace que proviene de un sitio que a su vez también recibe "votos" de otro sitios (4).

Por otro lado, Google prefiere también las páginas en las que los términos buscados están cerca unos de otros. No es necesario entonces incluir los operadores posicionales.
Y sólo muestra aquellas páginas que incluyen TODOS los términos de la búsqueda. La mayoría de los buscadores lista páginas que incluyen uno de los términos de la búsqueda. En el Google no es necesario incluir "and" entre sus términos. Para acotar más la búsqueda, se recomienda agregar más términos.

Google tampoco distingue entre mayúsculas y minúsculas. No usa "búsquedas parciales" con parte de las palabras clave incluidas ni realiza búsquedas con "comodines". Por ejemplo, buscar "sal" o "sal*" no recuperará búsquedas que contengan "salero" o "salamandra".

Todo esto hace que el uso del buscador sea más sencillo y más efectivo (5).

Un metabuscador destacado es vivísimo. Vivísimo (www.vivisimo.com) ofrece resultados certeros, rápidos y, sobre todo, bien ordenados. Presenta los datos divididos en subcategorías para poder realizar una selección más fina (6). Permite buscar simultáneamente en 13 de los buscadores y directorios temáticos internacionales.


Sitios confiables

Decíamos más arriba que muchos de los sitios en la web son propagandísticos o tienen fines comerciales. ¿Cómo nos damos cuenta si un sitio es confiable o no? ¿Cómo podemos discernir qué información se acerca a la realidad y cuál es propagandística?

No hay recetas infalibles. Pero hay algunas pistas que nos pueden ayudar a detectar los sitios más confiables:

  • En primer lugar ver quién es el autor del sitio. Los sitios que son confiables ofrecen siempre información sobre quiénes son los autores, e incluso un currículum o una detallada descripción de la organización que lo avala. ¿Se trata de un sitio oficial?, ¿es una organización sin fines de lucro?, ¿es una empresa, un sindicato? ¿Qué intereses puede tener el sitio al ofrecer esos datos? ¿Quiénes son los auspiciantes? ¿Quiénes avalan la publicación? ¿Cuánto tiempo lleva en la red?
  • En segundo lugar, qué tipo de información nos ofrece y cómo la expone. La precisión de los datos, la forma en que fueron obtenidos, las fuentes que cita. Pero también el lenguaje utilizado y hasta el cuidado en el diseño puede darnos pistas sobre la calidad del sitio.
  • En tercer lugar, tener en cuenta la cantidad de sitios (o publicaciones impresas) que hacen referencia o tienen enlaces hipertextuales que conducen al sitio en cuestión. Algunos buscadores, como veíamos en el caso del Google, tienen en cuenta este aspecto a la hora de jerarquizar los resultados.
  • En cualquier caso, el remedio más eficaz puede ser tratar de confrontar la información en diferentes sitios para verificar coincidencias y sacar nosotros nuestras propias conclusiones.


Algunos sitios interesantes

Hay algunos sitios que tienen recursos de búsqueda en Internet muy interesantes para los periodistas:

  • Este mismo sitio de la cátedra (http://red-accion.uncoma.edu.ar) tiene un sector de recursos para comunicadores y periodistas que se denomina La Rotonda, en los que hay un listado de enlaces a direcciones electrónicas de bibliotecas, bases de datos, revistas científicas digitales, portales, periódicos digitales y sitios vinculados con el periodismo y la comunicación.
  • En www.e-periodistas.com, sitio del Laboratorio de Multimedios de la Universidad de Navarra , se puede acceder a un completo listado de buscadores automáticos, directorios, metabuscadores, bases de datos, buscadores de noticias, listas de distribución, grupos de noticias, etc. Cada uno tiene una breve descripción.


Consejos útiles para la búsqueda

En síntesis, estos serían los consejos útiles para la búsqueda en Internet:

  • Si queremos realizar una búsqueda exploratoria sobre un tema amplio, probar con un directorio. Si queremos hacer una búsqueda más puntual, utilizar una búsqueda por palabra clave. Si el tema que buscamos es muy específico de una disciplina, realizar la búsqueda desde un buscador especializado. Si queremos hacer una búsqueda rápida y muy extendida, probar con un megamotor.
  • Si buscamos una información sobre algún aspecto de un país en particular, puede ser conveniente realizar la operación con un buscador local. Por ejemplo, el Prokura para datos de Brasil (www.prokura.com.br ), el Euroseek (www.euroseek.com) para datos de Europa, el Terra (www.terra.es) para España. También algunos buscadores generalistas como Yahoo Argentina (www.yahoo.com.ar) o Terra Argentina (www.terra.com.ar) permiten la búsqueda sólo en sitios argentinos. En www.tusbuscadores.com se puede encontrar un largo listado de buscadores divididos por países.
  • Si buscamos noticias publicadas en un medio específico, utilizar primero los buscadores propios del periódico digital. Si no tenemos éxito, probar con los buscadores de noticias. Otra opción son algunos motores (por ejemplo el de Google) que nos permiten realizar búsquedas avanzadas sólo en un sitio determinado.
  • Investigar las posibilidades y opciones que tiene cada buscador para hacer más efectiva la búsqueda.
  • Utilizar la opción de búsquedas avanzadas para afinar la recuperación de documentos.
  • Los operadores de búsqueda (operadores booleanos, operadores posicionales y otros) pueden ser de utilidad también. Pero hay que asegurarse primero si el buscador los admite y cuáles admite.
  • Evitar artículos y preposiciones como "la", "el", "de", "en", "por" y letras únicas (a, b, i, y, etc). Los buscadores suelen ignorar estas palabras y sólo hacen más lenta la velocidad de respuesta.
  • Para búsquedas más profundas, probar en varios sistemas de búsqueda: buscadores automáticos, directorios, buscadores especializados, etc.


Notas

(1) Véase Tejiendo la red, el libro en el que Berners-Lee (2000) cuenta cómo fue todo el proceso de creación de la Web.

(2) La Web vendría a ser así "un seleccionador de hipertexto; es decir, una manera de vincularse electrónicamente a documentos distribuidos a través de diversos sistemas" (Trejo Delarbre, 1996: 26).

(3) Para este apartado se consultó sobre todo Pérez-Luque (1998).

(4) Hay otros buscadores que están comenzando a utilizar este criterio de selección. Por ejemplo: http://www.teoma.com

(5) Para más detalles, véase en el mismo buscador, los conceptos básicos de Google en: http://www.google.com.ar/intl/es/help/basics.html

(6) También el buscador wisenut (http://www.wisenut.com) divide los resultados en subcategorías


Bibliografía

ARMENTIA VIZUETE, José Ignacio y otros (2000). El diario digital. Análisis de los contenidos textuales, aspectos formales y publicitarios. Barcelona: Bosch.

BERNERS-LEE, Tim (2000). Tejiendo la red. El inventor del World Wide Web nos descubre su origen. Madrid: Siglo XII.

"E-periodistas". Guía de recursos de Internet para periodistas. Sitio del Laboratorio de Comunicación Multimedia de la Universidad de Navarra.
http://www.e-periodistas.com

LEDERKREMER, Miguel (1996). Internet para todos. Buenos Aires: MP Ediciones.

PEREZ-LUQUE, María José (1998). El periodismo y las nuevas tecnologías. Curso de tecnología de la información. Mutilva Baja: Newbook Ediciones.

PISCITELLI, Alejandro (1998). Post/televisión. Ecología de los medios en la era de Internet. Buenos Aires: Paidós contextos.

SALAVERRÍA, Ramón (1999). "La revolución Google". Diario del Navegante. El Mundo. 21 de abril.
www.unav.es/fcom/mmlab/mmlab/investig/google.htm

TREJO DELARBRE, Raúl (1996). La nueva alfombra mágica. Usos y mitos de Internet, la red de redes. Madrid: Fundesco. Libro completo disponible en la red y consultado en abril de 2004 en: http://www.etcetera.com.mx/libro/alfombra.htm

YUS, Francisco (2003). "La lengua de los medios en la red y su interpretación". En DIAZ NOCI, Javier y Ramón SALAVERRÍA. Manual de redacción ciberperiodística. Barcelona: Airel.

-------------

Prohibida la reproducción total o parcial de este trabajo. Si quiere citarlo o establecer un enlace:
ROST, Alejandro (2004). "La Web como fuente de información del periodista". Red-accion, sitio web del Area Periodismo de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales.
General Roca: Universidad Nacional del Comahue. Disponible en:
http://red-accion.uncoma.edu.ar/asignaturas/web.htm