Otros teóricos

Inicio >> Teóricos > Periodismo de Explicación

TEÓRICOS


Periodismo de Explicación
Alejandro Rost (2003)

Este trabajo es parte del Proyecto de Investigación D042 "Estrategias en la comunicación escrita y visual en un diario de referencia. Nuevas tecnologías: cambios en la presentación periodística", dirigido por Juan Carlos Bergonzi.


Un poco de historia

Los géneros periodísticos son formas de organización del discurso periodístico que permiten coordinar el trabajo periodístico, que guían las expectativas de los lectores y que permiten ofrecer un menú diverso de piezas textuales, gráficas e icónicas para tratar de captar la atención del público.

Suelen compararse los géneros periodísticos con los géneros literarios. "Así como la literatura tiene unos géneros, que sirven al librero para clasificar, al autor para escribir y al lector para leer, y todo el mundo sabe qué es una tragedia, una comedia, una novela, un poema, el periodismo ha encontrado también a lo largo de su historia unos géneros propios, nacidos de la interacción de novedades tecnológicas y necesidades sociales", señala Lorenzo Gomis (2000: 5).

Los géneros periodísticos de hoy no son entonces estructuras invariables que se definieron desde el nacimiento de los primeros diarios sino que, como señala Martínez Albertos (1974: 70), son "el resultado de una lenta elaboración histórica" que se encuentra íntimamente ligada a la evolución del concepto de periodismo.

Hay cierta coincidencia en diferenciar tres etapas en la historia de los géneros periodísticos, si bien con algunas diferencias en los períodos considerados (Martínez Albertos, 1974; Casasús, 1988; Fontcuberta, 1993):

1) El Periodismo Ideológico. Es hegemónico durante todo el siglo XIX hasta aproximadamente el fin de la Primera Guerra Mundial. Es el tiempo de los periódicos como órganos de acción política, como tribunas de doctrina. Se caracterizan por el predominio de los géneros de opinión como el editorial, el comentario y las columnas.

2) El Periodismo Informativo. Comienza a partir de 1835 pero se define más claramente desde 1870 y coexiste durante mucho tiempo con el periodismo ideológico. Es cuando los periódicos inician el camino desde el periodismo político hacia la empresa comercial, por lo que renuevan sus contenidos y ensanchan la franja de público al que se dirigen. Además de los comentarios entonces agregan noticias con una intencionalidad netamente informativa. "La información sin comentarios es aceptada por más personas, inspira una confianza más amplia que la opinión con hechos", define Gomis (1991:55) (1).
El diario francés La Presse, de Emile de Girardin, nacido en 1833, es el precursor de este tipo de periodismo. También el diario inglés The Times, nacido con ese nombre en 1788, ofrecía las primeras fórmulas de periodismo informativo en Inglaterra en los albores del siglo XIX (ej: Guerra de Crimea entre 1854-56). Luego se instala con vigor en Estados Unidos en diarios como el New York Times, por ejemplo. En Argentina, el primer diario de noticias moderno fue el vespertino La Razón, nacido en 1905. Cuatro años después, el diario La Nación, que había nacido en 1870 definiéndose como "tribuna de doctrina", anunció su propósito de abandonar su posición de diario de bandería política.

3) El Periodismo de Explicación. El periodismo de explicación o periodismo de interpretación nace en el período de entreguerras mundiales. Uno de los puntos de partida de este tipo de periodismo fue la creación del semanario Time en 1923, lanzado por Britton Hadden y Henri Luce . Time trataba de romper el convencional "relato objetivo de los hechos" por dos razones, dice Concha Fagoaga (1982):

- La periodicidad semanal debía ofrecer algo de lo que careciera la diaria, el lenguaje no debía recordar al de los diarios.

- La necesidad de explicar los hechos. "Este es un semanario de noticias, no de opiniones y busca la controversia sólo cuando ésta sea necesaria para poner de relieve lo que las noticias significan", decía el semanario (Fagoaga, 1982: 15).

Nació así el timestyle que impuso lo que luego se llamó el "relato en profundidad" (Depht report) mientras que paralelamente cobraba fuerza la columna firmada. El mundo estaba saliendo de la primera guerra mundial, el capitalismo estaba por afrontar la peor crisis económica de su historia, Mussolini y Hitler iban ganando poder en Italia y Alemania, y las ciudades se iban poblando de gente con necesidad de comprender un mundo mucho más interrelacionado y complejo que afrontaba cambios vertiginosos. Comenzaban también las primeras transmisiones radiofónicas y en Estados Unidos el cine de Hollywood aportaba los estereotipos de identificación a los desarraigados habitantes de las ciudades.

Como señalaba el famoso periodista estadounidense Walter Lippman en 1956: "La antigua distinción entre hecho y opinión no se adapta a la realidad de las cosas por ser el mundo moderno tan complicado y difícil de entender, se ha vuelto necesario no sólo informar acerca de las noticias, sino también explicarlas e interpretarlas" .

Al nacimiento de Time en 1923, le siguió después el de Newsweek en 1933 y de US News and World Report en 1948. Los tres grandes norteamericanos han tenido diversos paralelos europeos como L´Express en Francia, Der Spiegel en Alemania o Panorama de Italia.

Sin embargo, el periodismo de explicación tardó todavía un tiempo hasta afianzarse en el periodismo diario. Martínez Albertos (1974) y también Casasús (1988) ubican el surgimiento a escala mundial de este tipo de periodismo en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial y como una necesidad competitiva de la prensa escrita frente al periodismo radiofónico y televisivo.

En la Argentina el periodismo de explicación se instala en las revistas de actualidad de la década del 60, en medio de un decidido ascenso de los medios audiovisuales, especialmente en dos creaciones de Jacobo Timmerman: Primera Plana (lanzada en 1962) y Confirmado (en 1965). El estilo explicativo, junto con una ostensible hibridación de géneros, se traslada luego al diario La Opinión (1971-79), un medio que también hizo historia y que fue dirigido por Timmerman (2).

Actualmente, y sobre todo después de la restauración democrática en 1983, la gran mayoría de los diarios impresos utiliza el Periodismo de Explicación en los más diversos géneros: crónicas, entrevistas, reportajes, informes especiales e investigaciones .


Qué es el Periodismo de Explicación

Pero ¿qué es el periodismo de Explicación? ¿Qué características lo diferencian de los otros tipos de periodismo? ¿Cómo se construye un género explicativo?

Los géneros del Periodismo de Explicación reciben también otros nombres: se habla de Reportaje Interpretativo o Reportaje Profundo (Copple, 1968), Géneros Complementarios (Núñez Ladevéze, 1995) y, sobre todo, la denominación más extendida es Periodismo Interpretativo (Alvarez, 1980; Mier y Carbonell, 1981; Fagoaga, 1982; Bernetti, 1998).

Consideramos que la actividad de interpretación no es propia de un tipo de periodismo sino que atraviesa todos los géneros desde los informativos hasta los de opinión. El periodismo es en sí un método de interpretación de la realidad y al dividir los textos en diferentes géneros, el periodista se ubica en distintos niveles o grados de interpretación (Gomis, 1991) (3). Por lo tanto, nos parece más apropiado y más específico hablar de Periodismo de Explicación (PE).

El PE se ubica a medio camino entre el periodismo informativo y el periodismo de opinión. De hecho, pone en crisis una máxima defendida durante años en el periodismo anglosajón que dividía en forma tajante los hechos (facts) y los comentarios (comments): "los hechos son sagrados, los comentarios son libres". El PE pone así en cuestión el concepto de objetividad.

La finalidad del PE, y esto debe quedar bien en claro, es informar. La materia prima siguen siendo los hechos. El PE no pretende convencer, no enjuicia los hechos, no busca generar cierta opinión en el público. Para eso están los géneros de opinión (comentarios, editoriales, artículos). En el Periodismo de Opinión se apela al receptor. En el PE, al igual que en el Periodismo Informativo, el objetivo es ofrecer información al lector pero avanza más allá de los formatos noticiosos tradiciones e intenta brindar la significación profunda de la noticia. Son mensajes informativos dotados de cuantos elementos explicativos sean indispensables para que el receptor pueda tener todos los elementos de juicio posibles que le permitan valorar los hechos de actualidad.

Si hablamos de que "Menem renunció a la segunda vuelta" estamos utilizando un estilo informativo. Si decimos que "Menem renunció por miedo a perder", avanzamos en un estilo explicativo. Y si mencionamos que "Menem no debió renunciar", tenemos un estilo de opinión.

En el PE de lo que se trata es no sólo de informar sobre los hechos o acontecimientos de la actualidad sino de establecer qué relaciones tienen esos hechos con otros. "La interpretación insiste, por eso, en vincular los hechos a su proceso correspondiente", señala Alvarez (1980: 100). En el centro de la escena siempre va a estar el hecho de actualidad, pero siempre inmerso en un proceso que computa posibles causas, un contexto y previsibles consecuencias.

Se agregan así ciertos elementos que trascienden la mera transcripción de hechos, declaraciones o testimonios. El PE se opone entonces al Periodismo de Transcripción, en donde el periodista es un mero taquígrafo de lo que dice la fuente con lo cual la crónica tiene grandes encomillados o lo que en Estados Unidos llaman "talking head" (cabeza parlante) (4).


Características del PE

¿Cuáles son esos elementos que caracterizan al PE? Básicamente, el PE vincula el hecho de actualidad con tres ejes temporales que le dan contexto, que ayudan a situarlo, valorarlo y explicarlo:

1) El contexto actual. Qué relaciones presenta con otros acontecimientos recientes o sucedidos en forma simultánea que permitan darle el marco actual a los hechos descritos. Qué comparaciones pueden hacerse que le den relevancia al hecho.
2) Los antecedentes o background. Qué relaciones tiene con otros hechos ocurridos anteriormente que puedan ayudar a explicar las conductas o actitudes de un personaje, o el devenir que ha tenido un suceso de actualidad. "En algunos oportunidades son las causas directas de los sucesos, en otras, factores necesarios para establecer las relaciones causales que explican un hecho" (Alvarez, 1980: 90).
3) Las consecuencias y proyecciones. Cómo seguirán los acontecimientos, qué puede llegar a suceder en el nuevo escenario que plantea el hecho de actualidad, qué tendencias están marcando estos acontecimientos hacia el futuro.


En todos los casos, toda valoración o vinculación que establezca el periodista en su actividad explicativa debe ser documentada. Debe ser siempre respaldada con datos, fundamentada con información concreta que compruebe y haga verificable lo que decimos. La subjetividad es inevitable, pero esto no implica que el periodista esté autorizado a la introducción de "la arbitrariedad y el capricho individualista", como dice Federico Alvarez (1980: 97).


Veamos algunos ejemplos de PE. Aquí va un título del diario La Nación del 13 de agosto de 1998:

Tendencias
Se revaloriza el pasado histórico
Auge: en corto plazo habrá cinco nuevos museos en Buenos Aires; también aumentó la concurrencia a los actuales, y se leen cada vez más las novelas del ayer.

Vemos aquí cómo se ponen en relación varios hechos (la creación de nuevos museos, que hay mayor cantidad de público, y el auge de la historia novelada) para sacar una conclusión: que se está revalorizando el pasado histórico. El cuerpo central del texto precisa luego cuáles son los museos que se van a inaugurar y en qué tiempo, que la cantidad de visitantes anuales pasó de 50.000 a 960.000 en los últimos cuatro años, y que las listas de best sellers son encabezadas por novelas históricas como las de María Esther de Miguel, Félix Luna y Tomás Eloy Martínez.

Analicemos un ejemplo de Clarín del 27 de mayo de 2003:

Sociedad
MUNICIPALIDADES DEL GBA

Quieren controlar los juegos en red
Son la gran diversión del momento. Los chicos pasan horas frente a las computadoras. En San Isidro podrían impedir que se queden hasta muy tarde en los locales. En Morón buscan que los negocios no estén cerca de las escuelas. En Lanús ya los prohibieron.

Aquí se repasa lo que sucede en distintas municipalidades del Gran Buenos Aires y se saca una conclusión: que quieren controlar los juegos en red. Se pone en situación también la noticia explicando por qué es importante el tema: porque los juegos son la gran diversión del momento y los chicos pasan horas frente a las computadoras.

Otro título de Clarín del mismo día:

PUJA ENTRE ECONOMIA Y EL CENTRAL POR EL CONTROL DE LA REFORMA FINANCIERA
El ente deja vencedores y vencidos
La decisión de crear un superente para manejar la reforma financiera beneficia a Lavagna, y también a Felipe Solá, pues es funcional al Banco Provincia. En cambio, Prat Gay queda con su poder recortado.

En este título se advierten claramente las consecuencias de la creación de lo que el medio define como un "superente" en la disputa de poder entre el ministerio de Economía y el Banco Central.

De esta forma, vemos cómo el PE pretende revelar cuál es la significación profunda de la noticia, intenta darle relieve a los hechos poniéndolos en situación. Pone énfasis así en el por qué y en el para qué de los acontecimientos.

En definitiva, en el PE se trata de establecer todas las relaciones posibles que tiene un hecho de actualidad. Esto implica, señalar cuáles son las posibles causas, qué vinculaciones tienen con otros acontecimientos recientes, y qué consecuencias pueden ocasionar.

Como dice Federico Alvarez (1980: 99), "para el tratamiento interpretativo, al contrario que para la objetividad, los hechos aislados carecen de significación y, además, se llama a desconfiar de los hechos simples, por cuanto la simplicidad de los hechos en la mayoría de los casos es el producto de una investigación suficiente".

Tampoco se trata sólo de acumular datos. El periodismo de explicación no pretende apabullar al lector con una masa de información inconexa sino poner en relación esos datos, buscar las vinculaciones que tienen. Y la calidad tiene más importancia que la cantidad. No es un problema de extensión sino de enfoque (Alvarez, 1980: 104).

El PE es también una forma de humanizar la noticia, dice Neale Copple (1968: 21). Por ejemplo en Estados Unidos, el diario económico-financiero Wall Street Journal ha logrado rápidos incrementos en la venta de ejemplares por escribir informaciones financieras a la altura de los bolsillos de los lectores. El medio, a través de los elementos explicativos, se acerca así a sus lectores.

También es una de las estrategias que ha asumido la prensa escrita para competir con los medios audiovisuales y sobre todo, los canales de televisión de noticias. Si la radio anticipa y la televisión muestra, el diario debe explicar. Como señalaba Neale Copple (1968: 42) "si lo que ofrecemos en las noticias principales es apenas un poco más de lo que dio la televisión, entonces nuestra competidora ganó porque es más fácil ver televisión que leer".

Preguntas y respuestas

Federico Alvarez (1980) plantea algunas preguntas muy útiles que permiten delimitar los alcances del PE, que él denomina Periodismo de Interpretación (5) .

-¿Qué interpretar?
No hay reglas fijas. Pero sobre todo es aplicable a los hechos complejos, de difícil entendimiento, que necesitan un contexto. Hay muchos acontecimientos que serían perfectamente asimilables sin necesidad de abundar en mayores explicaciones. Por ejemplo un accidente de tránsito rutinario no admitiría demasiadas interpretaciones más que las que ofrecen las pericias técnicas. Suele ponerse en cambio como ejemplo de temas a interpretar los hechos internacionales ocurridos en territorios lejanos.
Pero, como señala Alvarez (1980: 108), "todo hecho es susceptible de interpretación según las circunstancias en que se produzca".

-¿Quién debe interpretar?
Durante años hubo una separación muy propia de la doctrina de la objetividad. Había un reportero que relataba escuetamente los hechos y un redactor de confianza que le introducía los comentarios interpretativos. Hoy, dice Alvarez, el más indicado para interpretar un suceso es aquel que lo ha investigado, que lo ha vivido. Hoy por hoy, se plantea como un derecho profesional, no como una concesión del editor.
No obstante, el autor destaca que este tipo de periodismo requiere de una mayor formación por parte del periodista. "El tratamiento interpretativo requiere de mayor investigación, de mejor formación y de exigencias intelectuales superiores al que obliga el periodismo objetivo" (1980: 94). El periodista que pretende dar la explicación profunda de la noticia debe estar muy bien informado y formado, tiene que dominar el tema, conocerlo desde todas sus aristas.

-¿Dónde interpretar?
Hay quienes creen que este tipo de periodismo está reservado a las revistas semanales de actualidad, que fueron las primeras en realizar PE. De hecho en los años 30 fue una estrategia asumida por las revistas para darle un valor agregado a la información que no tenían los diarios. Después de la Segunda Guerra, el PE se vio también como un valor agregado de los diarios con respecto a lo que ofrecía la radio y la televisión.
Pero, como señala Alvarez (1980: 110), "el problema central es de enfoque no de extensión". Considera entonces que cualquier medio puede realizar PE, no hay fronteras para ello.

-¿Cómo interpretar?
Los géneros más propiamente interpretativos son la crónica, el gran reportaje y la investigación periodística. Es allí donde se pueden encontrar más elementos explicativos como relaciones de contexto, antecedentes y posibles consecuencias.
Sin embargo, "el tratamiento interpretativo puede manifestarse en todos los géneros del periodismo informativo" (Alvarez, 1980: 114). En la entrevista, sobre todo las entrevistas de personalidad, pueden realizarse asociaciones de las manifestaciones del entrevistado con su pasado o describir situaciones de contexto de la entrevista que sean significativos de la personalidad del entrevistado. También las encuestas conllevan una interpretación de los datos obtenidos.
El estilo del PE es también muy variable. El texto puede tener un copete informativo que intercale más adelante en el transcurso del relato algunos elementos explicativos (antecedentes, contexto actual, consecuencias y proyecciones). En otras ocasiones, el texto explicativo se ubica como recuadro de una crónica netamente informativa. Por ejemplo, si asume un nuevo ministro en el gobierno, el relato de antecedentes que explica la personalidad y la trayectoria del funcionario puede ubicarse como recuadro.
Pero también los segmentos explicativos pueden introducirse ya desde el primer párrafo del texto e incluso, como vimos en los ejemplos, desde el título.
También hay por un lado, textos explicativos que tienen una estructura de pirámide invertida, una cabeza netamente informativa y dos o tres párrafos con elementos explicativos (generalmente para referirse al background de la noticia); y por otro lado, textos que no siguen una estructura tan rígida, que cuentan con elementos narrativos, con descripciones, y más adjetivos. Pero en cualquier caso, las valoraciones y explicaciones deben estar respaldadas por información.

 

Conclusiones


-El PE es un tipo de periodismo nacido en el período de entreguerras en Estados Unidos a partir de las revistas semanales de actualidad pero que se extendió en el mundo y en otros medios escritos y audiovisuales luego de la Segunda Guerra Mundial.

-El PE tiene el objetivo de informar y dar la significación profunda de las noticias. Lo hace a través de elementos de contexto y valoración que ayudan a comprender una realidad compleja.

-El PE se puede aplicar a cualquier género, si bien se utiliza más asiduamente en crónicas, grandes reportajes e investigaciones periodísticas. No todos los temas ni en todas las ocasiones resulta necesario aplicar el PE.

- A través del PE se establecen múltiples relaciones entre el hecho de actualidad y el contexto en el que se ubica, los antecedentes y las posibles consecuencias que puede generar.

--------------------

Notas:

(1) Girardin bajó el precio del periódico y lo dividió en dos secciones: una para comentarios y otra para la opinión. Consideraba en 1836 que el diario debía ser nacional, es decir que debía "representar y defender no la opinión interesada de un partido exclusivo, la causa dinástica de una familia, las teorías inaplicaples de una escuela, sino los verdaderos intereses generales " (Gomis, 2000: 7)

(2) Para una mejor documentación sobre la historia de la revista Primera Plana y el diario La Opinión, ver BERNETTI, Jorge Luis (1998). "El periodismo argentino de interpretación en los '60 y 70. El rol de Primera Plana y La Opinión". IV Congreso de ALAIC, Recife (Brasil). Setiembre de 1998.

(3) Gomis (1991) habla de interpretación de hechos o noticiosa (noticia), interpretación de situaciones (reportaje y crónica) e interpretación moral o comentario (comentarios y todas sus variantes).

(4) En Estados Unidos se habla también del stenographic reporting vs interpretative reporting (Fagoaga, 1982). También se suele oponer el periodismo de transcripción al periodismo de investigación, que sería avanzar un paso más allá del periodismo de explicación.

(5) Para simplificar el texto, hablaremos aquí de Periodismo de Explicación y Periodismo de Interpretación.

------------------


BIBLIOGRAFÍA:
ALVAREZ, Federico (1980). La información contemporánea. Caracas: Contexto editores.

BERNETTI, Jorge Luis (1998). "El Periodismo Argentino de Interpretación en los '60 y 70. El rol de Primera Plana y La Opinión". Ponencia presentada en el IV Congreso de ALAIC. Recife, setiembre de 1998.

CASASÚS, Josep María (1988) Iniciación a la periodística. Manual de comunicación escrita y redacción periodística informativa. Barcelona: Teide.

COPPLE, Neale (1968). Un nuevo concepto del periodismo. Reportajes interpretativos. México DF: Pax-México.

DIAZ NOCI, Javier (2000). "Las raíces de los géneros periodísticos interpretativos: precedentes históricos formales del reportaje y la entrevista". En: Estudios sobre el mensaje periodístico, nº 6. Madrid: Universidad Complutense, 2000, págs. 135-152.
Disponible en línea: http://www.ucm.es/info/perioI/Period_I/Revista/Numer_06/1-Indice.htm

FAGOAGA, Concha (1982). Periodismo interpretativo: el análisis de la noticia. Barcelona: Mitre.

FONTCUBERTA, Mar de (1993). La noticia. Pistas para percibir el mundo. Barcelona-Buenos Aires- México. Paidos.

GOMIS, Lorenzo (1991). Teoría del periodismo. Barcelona: Paidós.

GOMIS, Lorenzo (2000). "Los géneros periodísticos como modos de interesar en la actualidad". Universidad Autónoma de Barcelona. Curso de doctorado. Inédito.

MARTÍNEZ ALBERTOS, José Luis (1974) Redacción periodística. Los estilos y los géneros en la prensa escrita. Madrid: ATE.

MIER, Luis Javier y Dolores CARBONELL (1981) Periodismo interpretativo. Entrevistas con ocho escritores mexicanos. México: Trillas.

NÚÑEZ LADEVÉZE, Luis (1995). Introducción al periodismo escrito. Barcelona: Ariel comunicación.

-------------

Prohibida la reproducción total o parcial de este trabajo. Si quiere citarlo o establecer un enlace:
ROST, Alejandro (2003). "Periodismo de Explicación". Red-accion, sitio web del Area Periodismo de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales.
General Roca: Universidad Nacional del Comahue. Disponible en:
http://red-accion.uncoma.edu.ar/asignaturas/periodismoexplicacion.htm