Otros teóricos

Inicio >> Teóricos > EL MUNDO DE POSGUERRA Capítulo 1

TEÓRICOS

EL MUNDO DE POSGUERRA
Convivencia, conflictos y movimientos sociales

Capítulo 1

Por Juan Carlos Bergonzi (*)

Este trabajo es el primero de una serie de cuatro. Están destinados a los alumnos cursantes y libres de las asignaturas Actualidad Informativa II (Plan 342-95) y Redacción Periodística I y II. de la Tecnicatura en Comunicación, Orientación Periodismo y Licenciado en Comunicación Social. (Planes 343-95 y 173-03)
Tiene como propósito pedagógico brindar una aproximación teórica de los cambios ocurridos luego de la Segunda Guerra Mundial. Sus correlatos en América latina y, especialmente, en la vida institucional de la Argentina.
La citas bibliográficas y hemerográficas constituyen una razonable fuentes de consulta para ampliar la mirada sobre los temas planteados.

Índice:

1. El contexto del mundo en 1960 y 1 970
2. La coexistencia pacífica y la distensión
3. Movimientos sociales de fines de la década de 1960
4. Bibliografía y Fuentes consultadas.

1. El contexto mundial en 1960/70

A principios de la década de 1960 comienza a insinuarse una nueva fase en la situación política internacional. Se registra por entonces un doble movimiento interrelacionado: se observan los primeros intentos de coexistencia pacífica entre las grandes potencias y los bloques de Estados. A su vez, y no obstante el desarrollo de conflictos acotados, se está llegando al final de un periodo conflictivo en el marco de la denominada Guerra Fría. Este cambio en el escenario internacional no se abre paso con facilidad: existe desconfianza y el temor al recrudecimiento de los antagonismos, intentos de détente y marcha atrás en logros alcanzados.
Pero los nuevos tiempos se muestran a favor de la coexistencia y la distensión: La conferencia en la Cumbre de París de 1960, la entrevista en Viena entre John Kennedy y Nikita Kruschev en 1961 y la firma del Tratado de Moscú en 1963 sobre pruebas nucleares constituyen signos de descompresión en las relaciones del mundo surgido luego de la conclusión de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Se procura que las nuevas discrepancias queden acotadas, y sobre ellas se imponen acuerdos para evitar su propagación o extensión. El caso más evidente fue la crisis de Cuba de 1962 y su resolución pacífica. El conflicto del Congo en 1961-1963, Oriente Medio y la guerra de Indochina quedaron en el marco de la regulación acordada para no generalizarlos. A partir de 1963 se fueron dando nuevas condiciones mundiales que dieron el soporte a una nueva situación internacional en la que predominará la coexistencia pacífica y la distensión entre las potencias y bloques de Estados.
El contexto descripto brinda con dificultades, ocasionadas en tensiones pasajeras, un ambiente favorable para el acercamiento y el entendimiento. Así se llega a la Conferencia sobre Seguridad y Cooperación de Helsinki, celebrada entre julio y agosto de 1975, un año en el que se produce una nueva crisis del capitalismo que introduce nuevos datos, incertidumbres e interrogantes y un reflorecimiento de la Guerra Fría en la escena internacional de la mitad de la década de 1970. La conferencia de Helsinki (CSE) el Acta Final de Helsinki y lo que posteriormente se conocería como el Proceso de Helsinki, tienen un decisivo peso en los años futuros de las relaciones internacionales: la libertad y los derechos humanos y el contralor de esos derechos en determinados países.
Huntignton sostiene la coincidencia de la CSE con lo que denomina el inicio de la “tercera ola democrática” en el mundo de los años de 1970. Asigna a esta conferencia un valor de impacto en las democracias en Europa oriental luego de este encuentro y los sucesivos desarrollados hasta la disolución de la ex Unión Soviética. “El Acta Final, firmada por los jefes de gobierno de 35 países europeos y norteamericano en agosto de 1975, enfatizó como uno de los diez principios <el respeto a los derechos humanos y las libertades básicas, incluyendo la libertad de pensamiento de religión o creencia>. El apartado III del acuerdo elaboraba las responsabilidades de los gobiernos en el sostén del libre flujo de la información, los derechos de las minorías, la libertad de viajar y de reunión de las familias”.
El Acta final fue cuestionada por la poca credibilidad en el cumplimiento por parte de los países de la órbita de la Unión Soviética de sus promesas de respetar el campo de los derechos humanos y como “legitimadora de las fronteras fijadas por la Unión Soviética en Europa Oriental”.

2. La coexistencia pacífica y la distensión

En el marco de las reflexiones surgidas de la conferencia de Helsinki y su influencia en el escenario internacional de mediados de la década de 1970, cuando se asoma nuevamente el fantasma de la Guerra Fría; merece considerarse, como señalamos, la crisis del capitalismo. Si continuamos en la misma línea de análisis surge necesario recordar la crisis del capitalismo, insinuada ya en 1974 y que tendrá su mayor dimensión en 1975 por sus consecuencias en la vida institucional de países como el que ocupa este trabajo de investigación. Pero antes del comienzo de la crisis de capitalismo se puede establecer un lapso en el que predomina la coexistencia pacífica y la distensión. Ese período transcurre desde las dos últimas crisis de la Guerra Fría con dos escenarios definidos: Berlín y Cuba. La primera ocasionada en las diferencias de la Unión Soviética personificadas en la figura de su premier Nikita Kruschev sobre la modificación del estatuto de la ex capital alemana y la firma de paz, por separado, con la entonces Alemania Oriental.
La propuesta de esa firma de paz y la construcción del muro de Berlín que separó en dos zonas la capital citada dan pie a la crisis en el continente europeo. La segunda fue en Cuba en 1962 y tiene dos partes: el rechazo por parte de las fuerzas armadas revolucionarias cubanas a la invasión organizada por la Central Intelligence Agency (CIA) a la Isla, declarada ya estado socialista por Fidel Castro. Esta segunda parte se originó luego de la firma, en septiembre de 1962, de un acuerdo de colaboración militar entre la URSS y Cuba. Los envíos de armamento a La Habana y las instalaciones nucleares de uso militar en el territorio insular caribeño provocan un elevado clima de tensión entre los Estados Unidos de América y la Unión Soviética. La decisión de regresar el armamento nuclear a la URSS devolvió la calma y el entendimiento y dejó paso a un estadio de coexistencia y distensión que se prolongará por más de diez años.
En este periodo los bloques ya constituidos que dieron origen al mundo bipolar, vigente hasta 1989, comienzan a perder rigidez debido a los movimientos o desplazamientos internos y externos de sus miembros. Igual ocurre con las discrepancias. Se observa una creciente manifestación de interés e intención de obtener ciertas autonomías dentro de los aliados de cada uno de los bloques. El caso del la Comunidad Económica Europea y el papel de China para Oriente son dos ejemplos significativos de la orientación en las relaciones dentro y fuera de los dos grandes agrupamientos.
Los nuevos Estados independientes surgidos de la descolonización, los movimientos de liberación nacional y las fuertes tendencias de superación la dependencia hacia uno u otro bloque, y la imposibilidad de integración a una dinámica que les resulta distante económica y políticamente a sus intereses nacionales promueve la formación del llamado Tercer Mundo. Este movimiento dará pié a una intención de neutralidad y a una política de no-alineación.
El entendimiento directo entre las grandes potencias tiene como propósito fundamental el equilibrio armamentista; sobre todo establecer limitantes a las nucleares. En este punto debe advertirse el crecimiento como potencia atómica de la URSS y la necesidad imperiosa de Estados Unidos de restringir y controlar el uso de esas armas con fines de experimentación o pruebas. Al plan de contener el crecimiento de armamentos se añaden las tareas de aproximación política entre países con intercambios de personalidades, visitas de alto nivel; hechos que se distinguen en la naciente marcha hacia la coexistencia y distensión. No obstante esas circunstancias favorables en dos regiones mundiales subsisten conflictos con proyección internacional pero que tienden a quedar acotados: en el Sudeste Asiático la guerra de Indochina y en el Próximo Oriente el conflicto entre los Países Arabes e Israel.

3. Movimientos sociales de fines de la década de 1960

Hacia el final de la década (1960) la coexistencia y la distensión comienzan a verse erosionadas, no desde la perspectiva de cambios estructurales, sino más bien de búsqueda de nuevos aires de libertades personales y colectivas. Estos fenómenos se producen en el interior de cada bloque y responden, naturalmente, a reclamos distintos. Lo razonable de las situaciones internas, en el sentido de estabilidad en la pacificación se ve alterada por momentos de fuertes inquietudes y agitación.
Los movimientos sociales ocurridos en los últimos años de los sesenta obligan a replantear el sentido de la evolución de un status quo que sólo se había alterado por huelgas, crisis, manifestaciones de disconformidad pero sin llegar a cuestionar la esencia misma del sistema; no se pretendía derribar gobiernos. Los acontecimientos de París, con el llamado Mayo Francés y los de la capital de Checoslovaquia con la Primavera de Praga marcan con fuerza la irrupción del peso de las ideologías y la profundidad de los movimientos sociales. Una es una revuelta estudiantil que tendrá un efecto político y cultural en el resto de Occidente y la segunda, en Praga, la disconformidad social y política de los habitantes de una de las naciones satélites de la Unión Soviética. El mayo francés golpeará en Europa Occidental, en Estados Unidos y en América Latina.
Francia, con su mayo de 1968 se consagró como el símbolo ecuménico de las luchas estudiantiles que fueron más allá de los cambios demandados en el campo académico y científico. En los países del bloque denominado Tercer Mundo, con vocación de neutralidad frente a los conflictos del distendido mundo bipolar al que ya estaba unido Pekín convirtiéndose el “triángulo de poder”, esto es Washington, Moscú y la capital de la República Popular China, puede considerarse que las protestas de los estudiantes universitarios fueron la primera señal de un estado de efervescencia social. Los sucesos de México a pocos días del comienzo de los XIX Juegos Olímpicos en 1968, con la matanza de Tlatelolco, puso de relieve la profunda distancia de proyectos entre la sociedad mexicana y el Partido Revolucionario Institucional (PRI) aparente heredero de la Revolución de 1910.
Los hechos de la plaza de las Tres Culturas desnudan la manipulación y el temor imperantes en el sistema político y social de México. ¿La influencia del mayo francés fue tan decisiva como para provocar revueltas estudiantiles en sociedades tan distintas y en extremos del mundo? Rossana Rossanda destaca que los primeros estudiantes en rebelarse contra lo formal y establecido fueron los chinos en Pekín, en 1965. Deben citarse a los movimientos estudiantiles de Estados Unidos, Roma, Milán, Francfort y otros treinta países. Estos sucesos, coincidirán con la génesis de la declinación de la distensión y de la nueva crisis del capitalismo.
Pero el fin de los movimientos sociales de la década de 1960 no será más que una conclusión de sucesivas crisis de una larga posguerra: los episodios mundiales de 1956 con la revuelta antiestalinista en Hungría, reprimida por los soviéticos; la crisis de Cuba con la secuencia que va desde la declaración, por parte de Fidel Castro, de la adopción de un modelo marxista-leninista para la sociedad cubana hasta la crisis de lar armas nucleares en 1963. Mayo de 1968 en Francia y la Primavera de Praga en la República de Checoslovaquia, afectaron al mundo occidental y oriental pero en países concretos y con señales de un nuevo clima político internacional en ciernes .
Si un nuevo cuadro de situación se impondrá a mediados de los setenta, las relaciones internacionales evolucionaron hacia el policentrismo que debía dar nacimiento a un nuevo sistema internacional. Martinez Carreras señala sobre el particular que “un primer paso fue el giro del orden bipolar dado en Yalta y heredado de la guerra fría hacia al instalación de la diplomacia de Washington-Moscú-Pekín en torno a 1971. Inmediatamente después fue la consolidación al lado de los dos grandes centros no sólo de China sino de la Comunidad Económica Europea como centros de poder mundial con peso propio en el entramado de la situación internacional, además de la definitiva descolonización del Tercer Mundo como bloque no alineado”.
El mismo autor alude a otros cuatro aspectos de la primera fase de distensión de los setenta tales como la “integración de China en la escena internacional y no sólo por su desvinculación de la URSS sino por su aproximación y negociaciones con EE.UU, su incorporación al club atómico mundial y su entrada a la O.N.U. en 1971 siéndole reconocido así su papel de gran potencia internacional”. El segundo aspecto lo explica en “la liquidación de los dos graves conflictos mundiales pendientes: en enero de 1973 se establecen los acuerdos de París entre EE. UU y Vietnam del Norte lo que permitió la victoria del Norte y la unificación del país en 1975; en octubre de 1973 se produce la cuarta guerra árabe -israelí - del Kippur- que tras su rápido final será la última de carácter general y dará paso a una larga serie de negociaciones que, patrocinadas por EE.UU. permitirán la aproximación de Israel y Egipto y el establecimiento de una paz duradera, aunque tensa, en la región.” La tercera está referida a la cuestión alemana, uno de los mayores problemas heredados de la Segunda Guerra Mundial y factor de primer orden en la época de la Guerra Fría, por la política del gobierno socialdemócrata de W. Brandt en República Federal Alemana, realizador de la Ostpolitik o aproximación hacia el Este desde 1970: en agosto de ese año se firma un tratado con la URSS y en diciembre con Polonia; en diciembre de 1972 se llega a un acuerdo fundamental interalemán con la República Democrática Alemana y en 1973 ambos Estados ingresan en la O.N.U.”
Como cuarto y último punto Martínez Carreras le asigna un rol predominante a la integración europea occidental con la ampliación de la CCE a la Europa de los Nueve en 1973, y su desarrollo tanto político como económico transformándose en un renovado grupo de poder mundial. Todo este ambiente de distensión internacional y de entendimiento entre las grandes potencias y los bloques favoreció la celebración de la Conferencia sobre Seguridad y Cooperación en Europa en agosto de 1975, que representa un momento culminante de la situación mundial, y al mismo tiempo sirve de hito que, unido a otros factores, marcan el giro hacia una nueva fase internacional”.

4. Bibliografía y fuentes consultadas.

KISSINGER, Henry (1998) Diplomacia, Barcelona, Ediciones Grupo Zeta

HUNTINGTON, Samuel P. La tercera ola. La democratización a finales del siglo XX. Barcelona-Buenos Aires, Paidós Estado y Sociedad.

CALVEZ, Jean-Yvez, (1992) El Tercer Mundo. Todo un mundo dentro del mundo. Bilbao, Ediciones mensajero.

GOLDBLAT, Josef y VIÑAS Angel (1985) La no-proliferación de armas nucleares, Madrid, Fepri.

ROSSANDA, Rossana París: las barricadas de mayo y En Praga ya no hay primavera y ELORZA, Antonio en Protagonistas del siglo XX n* 21 de pp. 486-493. El País 2000 Madrid, 1999.

MARTINEZ CARRERAS, José U.(1995) Introducción a la historia contemporánea. Madrid. Istmo. Colección Fundamentos.

*Periodista. Profesor e investigador en Comunicación Social. Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. Universidad Nacional del Comahue.

Prohibida la reproducción total o parcial de este trabajo. Si quiere citarlo o establecer un enlace:
Juan Carlos Bergonzi. "El mundo de Posguerra". Red-accion, sitio web del Area Periodismo de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales.
General Roca: Universidad Nacional del Comahue. Disponible en:
(Capítulo 1) http://red-accion.uncoma.edu.ar/asignaturas/mundoposguerra1.htm
(Capítulo 2) http://red-accion.uncoma.edu.ar/asignaturas/mundoposguerra2.htm

(Capítulo 3) http://red-accion.uncoma.edu.ar/asignaturas/mundoposguerra3.htm
(Capítulo 4) http://red-accion.uncoma.edu.ar/asignaturas/mundoposguerra4.htm